10 Cosas que Buscan los Hombres Casados en las Mujeres para sean sus Amantes

Este sí es un tema bastante controversial y es porque hay muchas personas que niega una realidad que es inevitable y, es que los hombres casados suelen buscar amantes por múltiples razones por que según ellos “lo necesitan”.

Tener una aventura para muchos de los hombres casados representa vivir una experiencia única y volver a sentirse jóvenes otra vez, ya que el sentir que tienen a dos mujeres les puede dar una falsa expectativa de que son los mejores y su ego puede crecer aún más y estas son las diez cosas más comunes que buscan en una amante.

Razones que Buscan los Hombres Casados en toda Mujer para ser sus Amantes

1. Sexo

Al principio de todas las relaciones el sexo es fundamental, si tienen una buena conexión lo más natural es que siempre tengan relaciones sexuales seguidamente pero con el tiempo suelen aburrirse si su pareja no cumple con sus expectativas o no quiere animarse a intentar algo nuevo y más arriesgado.

 

Los hombres casados buscan a una chica que esté dispuesta a experimentar con ellos, que les hable sucio, con la que puedan tener las luces encendidas y tenga buenos movimientos en la cama para satisfacerlos de una manera en la que su esposa no lo hace.

2. Diversión

Es obvio que las mujeres solteras pueden proyectarse como personas mucho más fiesteras y divertidas porque no suelen tener las responsabilidades que tiene una mujer casada como preparar todas las comidas, ocuparse de los niños, ir a la oficina, hacer los quehaceres de la casa, entre otras cosas que hacen que al final terminen muy agotadas.

 

Es por esto que los hombres casados suelen buscar amantes que sean más divertidas que sus actuales mujeres, ellos necesitan tener una aventura y que los hagan sentir jóvenes otra vez para poder sentirse mejor con ellos mismos.

3. Experimentar

Los hombres casados quieren experimentar un sinfín de cosas, al buscarse a una mujer que sea más joven o que cumpla a la perfección con el estereotipo de una mujer perfecta que esté dispuesta a complacerlos con todo hace que su ego se eleve.

 

Las mujeres que aceptan ser amantes a menudo aceptan casi cualquier tipo de petición de parte de los hombres, suelen darle mucha más atención y estar más atentas y abiertas a nuevas propuestas todo el tiempo.

4. Manipular

A la mayoría de los hombres les gusta saber que tiene el control y que pueden manipular a una mujer como mejor les convenga y es por esto que a ellos buscan algo fuera del matrimonio porque una mujer casada suele ser más difícil de dominar.

 

Los hombres que están casados y buscan una amante normalmente buscan a alguien fácil de manipular y que los haga sentir poderosos y confiados, puesto que su mujer en casa es una súper mujer que no deja que la manipulen fácilmente.

5. Cariño

Muchas veces las esposas de estos hombres casados están tan ocupadas y sumergidas en la vida familiar que se olvidan de mantener viva la llama del amor y solo se vuelcan en relaciones que son enteramente muy monótonas.

 

Las relaciones monótonas aburren, y los hombres casados buscan amantes que les den el cariño que ya no suelen encontrar en casa, tienen a mujeres que están siempre dispuestas a escucharlos y estar allí para ellos cada vez que quieran.

6. Coquetear

Muchos hombres aman el coqueteo y sentir que aún tienen ese “superpoder” de poder conquistar a una persona, o mejor dicho, a cualquier persona que ellos quieran, muchos de los hombres que buscan a una amante lo hacen porque extrañan todo lo que significa coquetear con una persona.

 

El cortejar a una mujer diferente resulta entretenido y es una experiencia que les llama mucho la atención porque nace la necesidad de impresionar a una nueva mujer sin tener que hablar de ningún tipo de problemas.

7. Escape

La mayoría de los hombres casados que buscan una amante afirman que sienten que tener una amante es una válvula de escape de su relación “tóxica” en el hogar, puesto que esto resulta en un constante estrés porque sus mujeres no permiten que ellos se sientan cómodos.

 

El tener una amante es una cuestión fugaz, por lo que la necesidad de compartir con esta persona los problemas del día a día, encontrar soluciones y crecer juntos no se les presenta y pueden disfrutar plenamente del sexo.

8. No te ama

Los hombres casados que buscan una amante es porque sencillamente no te aman, no se sienten atraídos ya por ti por muchos motivos y aunque es más común de lo que te imaginas, no lo dicen por miedo.

 

Sí, los hombres casados tienen la seguridad de que siempre que van a llegar a casa van a tener a su esposa y a su familia allí sin ningún riesgo, riesgo que correrían si estuviesen con una nueva persona porque como bien dicen por ahí… mejor malo conocido que bueno por conocer.

9. No superó a alguien de su pasado

A veces, los hombres casados no superan a las personas que estuvieron en algún momento en sus vidas y cuando aparecen otra vez tal cual como un fantasma, son capaces de sólo por el simple hecho de “recordar” algo que pasó, hacerse amantes de esta persona.

 

Los hombres que no superan su pasado son realmente inestables e inconformes y siempre están pensando constantemente en qué hubiese pasado si hubiesen realizado tal o cual cosa por lo que es imposible que puedan ser plenamente felices.

10. Dicen tener derecho

Sí, así como lo lees, existen hombres tan descarados que se creen con derecho a tener una amante, esto ocurre normalmente de parte de hombres que son muy egoístas y que han olvidado los votos matrimoniales que le juraron a su pareja.

Por estos motivos prefieren satisfacer sus necesidades más básicas y banales con otra persona y sentirme mucho más poderosos porque tienen dos mujeres a la vez que piensan que pueden manejar a su antojo.

A pesar de que vivimos en una sociedad machista y que nos ha enseñado desde muy pequeñas que ser mujeriego es algo totalmente normal, esto no es así y si estás al lado de alguien que tiene estas actitudes, aléjate porque no es sano.

Recuerda que tú como mujer eres realmente valiosa y siempre vas a necesitar tener a tu lado a un compañero de vida que valore la persona que eres y lo que estás dispuesta a ofrecer, a pesar de todas las dificultades que puedan presentarse y que continúe eligiéndote a ti siempre.