Un monje comenzó a meditar y pidió que lo despertaran en 75 años. ¡Esto fue lo que sucedió!

Cuando una persona fallece su cuerpo inicia el proceso de descomposición. Sin embargo, en esta entrada te hablaremos sobre el caso de un hombre que a pesar de su muerte aún no se descompone. Si quieres conocer sobre dicho caso solo debes seguir leyendo. El hombre que desafía la descomposición es un Moje Lama cuyo nombre era Dashi-Dorzho Itigilov. A pesar de que tiene más de 90 años de muerto su cuerpo aún no se descompone lo cual es bastante sorprendente.

¿Quién fue Dashi-Dorzho Itigilov?

VER FOTO 😮

Es hombre que nació en 1852, el cual a la edad de los 16 años inicio su proceso de estudio de la religión budista. Este hombre realizo estudio en Filosofía y en Medicina, estos estudios lo realizo en la Universidad budista de Buriatia. Destaco en la religión, alcanzando un puesto muy importante en la religión budista ya que llego a ser el líder del budismo en Rusia.

Las personas que lo conocieron lo describieron como un hombre bastante estricto, respetuoso e interesado por el bienestar de las personas más desamparadas. También era un fiel creyente en el poder que tienen las hierbas para permitir concentrase y entrar a un estado de meditación más profundo. Pregonar una religión en Rusia era muy difícil en la época en la que vivió este monje debido a que eran perseguido por Stalin.

En el año de 1927 este estupendo hombre renuncia a su cargo de líder del budismo en Rusia y pasa a tener el cargo de un simple monje. Desde el momento en que renuncio se concentró en las oraciones, en seguir una estricta dieta y consumo cotidiano de una serie de hierbas.

Entró al estado de vacío

La historia indica que un día él le informo a sus estudiantes que iba a entrar en concentración profunda. También le indico que en 30 años debía ver su cuerpo, esto le llamo la atención a sus estudiantes, sin embargo, el monje sabía algo que ellos no y era que su cuerpo perduraría en el tiempo. Luego de haber pasado 30 años de su muerte los monjes budistas realizaron la exhumación del cuerpo y observaron que el cuerpo no se había descompuesto lo cual fue sorprendente en esa época y en la actual. A pesar de que ya no gobernaba Stalin los monjes no revelaron el estado de este cuerpo por miedo a represalias.

En el año 2002 cuando ya había pasado 75 años desde la muerte de este gran líder budista los monjes revelaron el cuerpo. Ya en ese año el cuerpo empezó a presentar algunos deterioros, sin embargo, a pesar de eso se mantenía bastante conservado. Los monjes alegan que el cuerpo se encuentra conservado debido a que el entro a un estado de meditación profundo a vacío.

En el año 2003 se le dio el reconocimiento a este cuerpo como un objeto sagrado del budismo. Este cuerpo es sin duda una prueba de que la fe te permite alcanzar o lograr lo imaginable tanto en vida como en la muerte. Este monje se ha vuelto un ejemplo a seguir para todos los budistas.